lunes, 11 de mayo de 2009

Mala calidad productora ¿Generadora de guerras?



Puesta de sol en una playa de Gaza

Hace unos meses conocimos a un chico que acababa de llegar de Gaza donde había estado trabajando como cámara. Comíamos un kebab, que acabó comiéndoselo frío porque se pasó más de veinticinco minutos hablando por teléfono en la calle y fumando como un descosido. Cabreado tras una discusión en la que solo querían emitir parte de su reportaje “o todo, o no lo suelto” fue su última palabra.

Tras nuestra sugerencia a que dejara de fumar, su mirada sarcástica y su negativa rotunda, la conversación giró en torno a los deportes de alto riesgo. El amigo nos relata su experiencia de un salto en paracaídas en la que hubo sensaciones de miedo, alucinación y subida de adrenalina, a la que el reportero ha decido apuntarse e ir los dos juntos a saltar. Para darle más énfasis a lo fantástico del asunto, contaba como uno que iba en el grupo que preparaba los saltos, y que añadía “iban de petas hasta el culo”, cuando tocó saltar se levantó en un ataque de euforia y risas y se tiró sin paracaídas. El amigo no contento con la cara de circunstancias que se nos quedó a todos, va y compara ese subidón con el que experimenta en su fantástica moto a 300 km/h, la respuesta del reportero no se hace esperar, esa forma de actuar frente al peligro es totalmente gratuita y sin sentido. Al menos si te tiras sin paracaídas solo pones en peligro tu vida.

Es evidente que este hombre joven que acababa de llegar de un mundo de muerte, donde los niños agonizan en la calle, y humanos destrozados se ven a diario, tiene un trabajo personal por delante bastante duro.
Por un lado la guerra instalada allí por cuestiones de poder, dinero y chulería del más fuerte contra cualquiera que se ponga a su alcance, tanto da puesto que el fin justifica los medios, además de consentida por el resto del mundo, nosotros.
Y por otro lado, su vida aquí, en la paz, en la bonanza del consumo indiscriminado, del tiro lo que me sobra porque me toca ir por más. Nuestro sincero consejo de dejar de fumar y la vida sana están de moda aquí, no porque sea bueno para el medioambiente y el consumo se equilibre en todo el mundo, sino porque estaremos más sanos, con un cuerpo cien y seremos la envidia de quienes no lo puedan conseguir, en suma la vida que conoce y quiere. Cómo compaginar, lo que aquello le hace sentir y su natural querencia de vivir en la abundancia.
Darse un paseo por nuestras calles, confraternizar con el populacho, y no volver por allí ¡ojala fuera tan fácil!

Tras la despedida, ni siquiera había pasado por el hotel del hambre que traía, la disertación nos tuvo hasta las tantas. Somos tan humanas como los que ven esas atrocidades y absolutamente sensibles a las desdichas del mundo, entregadas a respetar los derechos humanos en nuestra esfera personal, nos permitimos el lujo además de imponer treguas al combate de los hombres. Un momento fuera de los momentos atroces, demostramos que se puede hablar, gestionar, aunar intereses, conseguirlo estriba en la capacidad de entendernos. Pero…

Nuestra equivocación de estos siglos atrás estriba en producir y gastar sin miramientos, sin tener en cuenta la calidad sino la cantidad de lo que se produce. Ahora nos encontramos que la materia prima para sobrevivir en nuestra abundancia se nos termina aquí y hemos de ir allí a cogerla, y dado el poco aprovechamiento al que estamos acostumbrados no solo malgastamos lo nuestro sino también lo de los demás. Y si hace falta usamos nuestra fuerza y su mano de obra barata.

Y así hemos llegado a donde estamos, ni el derecho es justo ni la justicia equitativa.
Guerras como soluciones únicas, motivaciones triviales “dinero y poder”, desprecio de los anónimos, palabras grandilocuentes, y sobre todo y quizás lo peor, la falta de calidad en lo que producimos y la falta de ética en lo que decimos.

Ellos, los que se encuentran inmersos en necesidades básicas mientras les bombardean (con bombas y con mensajes) no tienen tiempo para pensar en la incapacidad de quienes les dirigen, en la mentira de quienes les ayudan, ni en las razones de sus creencias.

Importante detalle a tener en cuenta el de la calidad: compramos un producto de duración limitada, gastamos en gestionar los arreglos, al final lo tiramos a la basura y compramos otro. Todo esto sin tener en cuenta si es fácil su reciclamiento o va a aumentar los desperdicios que contaminan nuestro medio. Nos acoplamos a lo que nos dan, sin exigir que lo que nos dan, nos acople. A los oligopolios y a las instituciones no les interesa perder tiempo y dinero en productos que duren, mientras seamos nosotros los que lo perdamos en vanas gestiones de recuperar lo gastado, y por cansancio gastemos más.

Y no será por falta de ideas. Ha nacido el “Cradle to Cradle” (De la cuna a la cuna) del arquitecto estadounidense William McDonough y el químico alemán Michael Braungart, consiste en mantener nuestro ritmo de consumo derrochador sin destrozar el medioambiente, a imitación del ciclo natural “residuo=alimento”. Un ejemplo: la silla Think de Steelcase, un 37% de la silla de material reciclado, y el 98% es reciclable en peso, totalmente desmontable con herramientas caseras, facilitando su reparación e incrementando su duración.
¿Próxima revolución industrial? ¿Tendrán negocio los empresarios oligopolistas? ¿Se impondrá en las instituciones el beneficio global a largo plazo? ¿Seremos capaces de cambiar nuestros hábitos?





6 comentarios:

Mirada dijo...

Si, creo que si, somos animales que subsistimos por imitación.
El cuándo... eso ya no me es posible ni imaginarlo. Y si la raza humana estará viva para de aquella... :-)

Muchos besos, Gaia.

gaia07 dijo...

Si lo veremos nosotras no lo sé Mirada, pero que conseguirlo lo conseguimos desde luego.
Solemos ser bastante necios, pero a porfiados no nos gana ninguna otra criatura de la naturaleza.

Un beso guapa.

ybris dijo...

Terrible la experiencia del ese joven que ve la vida tras la adrenalina del horror.
Supongo que gente así es imprescindible para generar una una especie respetuosa con todos y con el medio ambiente.

Besos.

gaia07 dijo...

Son necesarios Ybris, si, no solo aquellos implicados en echar una mano que lo viven y sufren cotidianamente, y acaban acostumbrándose a que no sea de otra manera. Estos que van y vienen sin dejar de preguntarse como resulta tan fácil para algunos transgredir los límites del respeto.
Y nosotros también lo somos, al menos para poner ese pequeño grano en la gestación de un cambio.

Un beso.

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog

gaia07 dijo...

Carlos hace cinco meses me hizo este comentario y lo leo hoy. Permítame disculparme por e-mail.

Siempre me ha llamado la atención todo aquello que dé alternativas al pensamiento de la tan traída y llevada sociedad del primer mundo, y sobre todo las ideas, pensamientos y vidas de aquellos vencidos y eliminados de la historia, por los que se proclamaron vencedores, señores y emperadores del mundo.

Un saludo.