sábado, 21 de abril de 2012

La Historia No Ha Sido, Es, Está Viva. (I)



¡¡Gente, maravillosa gente!!




Gritos de niños que juegan en la calle, voces de gente que pasa, murmullo en la terraza del bar, nada que ver con el ruido de tráfico en la avenida de casa aun resultando igual de molesto. La algarabía que sube de la calle jalonada con el canto de los pájaros, el ladrido lejano y las campanadas de la torre me distraen de la idea que no consigo expresar, unir las palabras que dicen lo que quiero me está costando mucho esfuerzo. Me evado en la modorra de la siesta mientras avanza la tarde y aumenta el trajín callejero.

Subo de la calle de madrugada, el silencio de lo humano no paraliza la vida, rumorea el río y de vez en cuando el crujido de ramas y hojas secas pone en alerta a quienes se sienten indefensos. Al igual que el viento entre las rendijas, los roces y los golpes en las noches quietas de la ciudad suenan amenazantes.
En la habitación iluminada por la luna que entra a raudales brindando una paz sedante mi pensamiento vuelve a razonar. Enciendo el ordenador y leo, medito y escribo. Empiezo a emocionarme y el pensamiento de la tarde comienza a fluir.

Con todo lo experimentado e ignorado hasta ahora resulta muy difícil entender qué está pasándole a esta burguesía del siglo XXI, quiero razonar con el mayor rigor del que sea capaz estos acontecimientos, calzar el máximo de puntos y sacar alguna conclusión en por qué las decisiones sociales no están originando cambios renovadores en los fallos del sistema, haciendo parecer incluso que su desarrollo continua fuera de nuestro alcance.

En este bárbaro intento advierto que en ciertas épocas las personas nos volvemos mentalmente inoperantes. En el levantamiento de hombros general cuando ocurren los desatinos que nos llevan al filo de la extinción como humanos me pregunto, por qué la masa cae como el plomo y se arrastra hacia lo fácil y lo cómodo, por qué la parte que queda aplastada se deja morir y unos cuantos hastiados y rendidos se alejan en solitario llevando su visión y su fuerza lejos del resto.
Esa fuerza, esas visiones, son un desafío al entendimiento, pero la impregnación de sus pensamientos es tan lenta y resulta tan fácil dejarse llevar. La cabeza de la corriente se vuelve inmune a la magia de las palabras y se apelotona en lo masoquista de su rudeza.

No queda otra opción que echar mano de la historia. Pero la historia de los libros que nos han hecho memorizar de niños no es Historia, muy a su pesar (al pesar de los que dictaron esos libros) no son más que estadísticas que dicen poco o nada.
Leyendo "Historia de la sexualidad" de Foucault, he apreciado con facilidad la diferencia en las formas, en los criterios, en la mentalidad que fuerza al espíritu de una sociedad, de un grupo. Estas formas dispares de vivir la historia y de enseñar historia -la de Oriente y Occidente, aunque ambas buscaran producir la verdad del sexo- resulta clarificadora.

En Oriente “la verdad es extraída del placer mismo, tomado como práctica y recogido como experiencia; el placer no es tomado en cuenta en relación con una ley absoluta de lo permitido y lo prohibido ni con un criterio de utilidad, sino que, primero y ante todo en relación consigo mismo, debe ser conocido como placer, por lo tanto según su intensidad, su calidad específica, su duración, sus reverberaciones en el cuerpo y el alma.
Los efectos de ese arte magistral, mucho más generosos de lo que dejaría suponer la sequedad de sus recetas, deben transfigurar al que recibe sus privilegios: dominio absoluto del cuerpo, goce único, olvido del tiempo y de los límites, elixir de larga vida, exilio de la muerte y de sus amenazas”.

En Occidente, “… según los objetivos y las urgencias, se interesa en su dirección natalista o antinatalista. A través de la cercanía política de la población se forma toda una red de informaciones sobre el sexo. Tratan de convertir el comportamiento sexual de las parejas en una conducta económica y política concertada. No se dice menos, se dice de otro modo.
... la aristocracia lo elevó a objeto de poder, en primer término usó a la familia para problematizar la sexualidad de los niños y adolescentes, medicalizar la sexualidad femenina, alertar sobre la posible patología del sexo, la urgente necesidad de vigilarlo y de inventar una tecnología racional de corrección. Pertenecemos, en cambio, a una sociedad que ha ordenado alrededor del lento ascenso de la confidencia, y no en la trasmisión del secreto, el difícil saber del sexo.”

Ahora sé que el espíritu del tiempo de esta sociedad ha agotado su creatividad, todos aquellos individuos para los que su espíritu creativo esté en alza deben abandonarla. Solo los que con el sometimiento a su fuerza física puedan remar deberán cohesionarse para al grito de ¡ya!, parar la bajada, mantenerla y esperar hasta que pueda de nuevo avanzar. Los Sísifo son los que ahora tienen un lugar, las mentes que repiten hasta la saciedad, sin ambiciones, que puedan tragarse sus deseos y soportar la fatalidad, las que no levantan la vista del suelo y que su conformidad les sirve como a señores.

Habrá un par de generaciones perdidas que morderán el polvo, pero guardaran el privilegio de haber tenido la oportunidad y el acceso al conocimiento y a la ciencia.
Saquemos valiosas lecciones esta vez, recordemos que los beneficios a corto plazo, la riqueza a costa del empobrecimiento de otros son “pan para hoy hambre para mañana”, hagamos caso de aquello que repetían nuestros antepasados “nadie da duros a cuatro pesetas” y no nos dejemos engatusar por abusadores banqueros, desarraigados empresarios y confundidos economistas.
Pero si las mentes que van a mantener la nación no están abiertas, no están entrenadas con el conocimiento, no están enseñadas con la Historia viva, incurriremos de nuevo en olvidar que no debemos dejar nuestras decisiones en manos de ningún representante, ni a nivel particular ni a nivel social.

Hay que mantener viva la Historia para mantener viva la mente, la Historia no es pasado es presente, el presente que la instaura y que la escribe.
No es pues en la historia lineal que se remonta a un origen único, sino en la Historia viva, que evoluciona, crece, muere, se reconvierte, enmudece y grita, donde hay que buscar respuestas.
Quiero tratar con la Historia, conocer qué es y cómo es la Historia, gozar la Historia. Necesito beber de otras fuentes sociales, grupales, con otras formas y otros criterios.

Y no, no es labor de la Historia devolverme mi soberanía como sujeto… 



10 comentarios:

virgi dijo...

Ya la música me hablaba de alegría y vitalidad.
Siento que tus reflexiones vienen de la observación unida al pensamiento, al sentimiento, al estudio.
¿Qué haríamos si no tuviéramos la opción de unir todo eso para darnos una alegría con la música, con la literatura, con la pintura?
Podrán acabar con algunos de los logros que hemos alcanzado, pero con la creatividad, imposible.
Es ella la que ha hecho evolucionar a la Humanidad.

Sigo la música, querida Gaia, sonrío y que la Historia nos enseñe los secretos que esconde.
Un beso grande

gaia07 dijo...

Tienes toda la razón Virgi, hasta en los peores momentos las personas somos capaces de brillar y de hacer brillar parte de lo que hacemos. Me encanta tu comentario.

Lo que me tiene intrigada es si realmente aprendemos. Pudiera ser que sí aprendemos y actuamos en consecuencia, pero entonces, porque cometemos tantos errores. También pudiera ser que no fueran errores, sino aciertos que no sabemos apreciar.

Se ha puesto de moda decir que hoy vive mejor mucha más gente. Sin embargo los que lo dicen no tienen en cuenta que vivir mejor no es tener más y consumir mucho. Millones de personas que han sido desplazadas de su medio en todo el mundo, viven muchísimo peor en los suburbios de las ciudades o internadas en guetos y reservas. No me hace esto ser una descreída de nuestra creatividad pero si muy crítica con ella.

Me uno a lo que dices y sigo la música. Pienso que es muy bueno y positivo continuar compartiendo las maravillas de las que somos capaces, como tu blog o los apoyos que ofrecemos a las peticiones populares de sentido común. Y esos secretos, pienso, hay que buscarlos en nosotros que a fin de cuentas somos la Historia.

Un abrazo enorme

mateosantamarta dijo...

Si no tienes amor no tienes nada.
Judas, cegado por la codicia, vendió el amor por treinta monedas; luego se ahorcó. Un abrazo, Gaia.
Son metáforas? Quizá...pero parecen condenas eternas para algunos seres ignorantes, brutos y codiciosos. Que la vida te sonría.

gaia07 dijo...

La metáfora de la Biblia que dices no la leo como tú quizás porque me gusta más aplicarla a los mismos que la crearon. Judas no se ahorcó por no amar a una persona o por codicia, sino porque el resto de las personas que le rodeaban le declararon culpable. Los ignorantes, brutos y codiciosos pueden vivir felizmente, no hay más que mirar con atención a tu alrededor.

Mejor déjame sonreírle yo a ella. Y a ti.

Un abrazo

Francisco M. dijo...

Hola amiga, muchas gracias por el blog, llevaba una temporada buscando algo parecido pero sin fortuna en la busqueda, al fin lo he encontrado. Te felicito por el blog y sigue trabajando, esta muy bien.

Saludos,
Francisco M.

gaia07 dijo...

¡Ups! Vale. Gracias.

Saludos

mateosantamarta dijo...

Seguramente tienes razón, gaia. Yo no sé muy bien qué es la felicidad y tampoco la Historia. La felicidad es un concepto abstracto y seguramente cada uno lo entendemos de una manera.
La reflexión bíblica sobre el amor o desamor -en un sentido amplio- venía sólo para mí, aunque la hacía extensiva a los que se afanan por el poder y la riqueza. Yo no creo que sean felices, pero tampoco lo soy yo que busco un mundo propio.
Sin amor, todo es oscuro y carente de sentido: ni el sol brilla, ni la noche es profunda.
No pretendía juzgar a Judas que, en cualquier caso, habría hecho aquello que estaba escrito y por ello sería víctima de su destino.
La Historia, imagino, podría haber sido escrita de un modo totalmente distinto: no estoy seguro de que sea una ciencia.
El progreso histórico es más que dudoso.
No sé muy bien qué es lo que hay que salvar, sólo sé que a veces lo tengo y a veces lo pierdo. La música es siempre la misma...porqué la percibimos de modo tan distinto dependiendo de las circunstancias personales? La que has puesto, sin dudar de que pueda ser alegre, no me complace ahora mismo. En realidad no es un buen día para mí.
Un abrazo, amiga, y que las horas más satisfactorias vengan a ti incansables.

gaia07 dijo...

Estimado amigo Mateo, veo que tu estado de ánimo no es el más indicado para experimentos filosóficos.
Te agradezco enormemente el cariño que muestras en todos tus comentarios y con ese mismo aprecio me permito decirte esto.
El amor y la felicidad y el mundo propio, se tenga el concepto que se tenga, no hay que buscarlos en ninguna parte. El sol y la noche seguirán siendo lo que son con ellos o sin ellos. Y la Historia no es más que nuestra forma de contar, aprender u olvidar. Solo tiene la importancia que cada uno le dé.
Ahora bien, y esperando que tres días después de haberme dejado tu comentario estés menos abatido, mira dentro de ti, bien al fondo, y comprobarás cuánto tienes que decir con amor y felicidad de tu mundo propio. A los demás hay que dejarles hacer lo suyo, pero en su espacio que en el tuyo solo cabes tú. Salva tu tiempo y vive.

Un abrazo

virgi dijo...

Hola, Gaia, ¿qué tal?
Besos

gaia07 dijo...

¡Estupendamente!
Gracias por estar ahí mi queridísima Virgi.
Lamento el silencio en este tiempo alejada de los blogs.

Además de algún problema con blogger que parece estar solucionando, ya tengo casi preparado mi próximo escrito.

Un beso enorme