lunes, 17 de enero de 2011

El corazón de la jornada



Desnudo de mujer - Joaquin Sorolla



El día se ocupa de echar por tierra toda esperanza, teniendo en cuenta que pagas tu estancia en este lugar con la propia vida, considérate bienaventurada si en lo que te cuentan hay algo que te sirva para arrancarle a la jornada el corazón, porque mañana volverá a ser lo mismo, salvo que contarás con una jornada menos.

Últimamente oigo repetir mucho que estamos perdiendo la comunicación entre los cercanos en pos de la relación entre los que están fuera de nuestro alcance. No lo creo. No siempre los que están cerca son capaces de entender cómo se ve el mundo desde tu cabeza. El cuerpo manda en la visión que se hacen de ti, en lo que eres o no capaz de hacer, para lo que vales y para lo que no. El cuerpo es social, la mente puede ser lo que quiera.

Salgo y veo. Un cielo amplio, brillante y azul, que refulge contra las paredes de las calles evaporando los colores en sinuosos vahos invisibles. Esto es hoy. Entra por mis ojos avaro y reflexivo, me obliga a respirar profundo y por un resquicio intento traducirlo a un idioma que pueda entender. Necesito interpretar esta lobreguez que, pesada, inútil y molesta, me hace sentir lo que veo y ver lo que siento. Y cavilo. Pero los hechos se conforman sin orden, no puedo hacer nada porque sé que si los organizo seré su rehén sin que nadie sepa que ha de rescatarme.

Una brisa de mar que canta perdida entre los edificios me distrae, donde quiera que estés me gustaría que supieras que no eché al fuego ni uno solo de los besos que me diste aunque sufriera de frio, ni abandoné tu recuerdo al borde del camino, por más que a los sueños el olvido mece…

No es eso, no. Tranquila vuelvo en mi y despacio repaso el día, he conseguido poner una clave a ese resquicio para pensar, con la que además dejo claro que, aunque ausente, vivo y soy útil, y solo entonces puedo ser radical para coger las cosas de raíz, cosas que hacen del día lo que es, ese lugar donde mi alma lustrosa y palpitante se posa como un cisne, donde me deja explorar en este lánguido ondear del agua que me rodea qué son, ¿la providencia? una excusa ¿el libre albedrío? no existe.
Ni responsabilidad ni culpabilidad tienen cabida en mi por el solo hecho de ser, eso, es así. Pero no soy solo alma ¿dónde está mi cuerpo? Aquí, descansa. Hacer sí da protagonismo a la responsabilidad y culpabilidad, mi cuerpo hace, y solo mi alma que es en él, le puede hacer sano y feliz. El placer y el dolor conducen el mundo pues alma y cuerpo se subordinan a ellos.

Y el mundo único, exclusivo, puro, se mueve inexorable y solo somos conscientes de una ínfima parte de ese movimiento. En el hervidero que supone su continuo trasegar nuestra capacidad de información es de corto alcance, y solo cuando ya ha ocurrido todo, cuando la transformación ha sucedido y podemos unir las visiones, recapitular los hechos, escribir historia, entendemos qué ha pasado y por qué. Y mientras lo hacemos seguimos forjando historia, continuamos conformando los capítulos que crearan la memoria de lo acaecido con cada pequeña, insignificante y valiosa consciencia de la que ahora nos valemos.

Todo el alcance que puede llegar a tener dependerá de quién cuente la historia. Y toda la eficacia que pueda llegar a producir será consecuencia de cómo sea interpretada.


18 comentarios:

mirada dijo...

Me gustaría compartir con otras personas esta valoración que nos has regalado con tanto amor, muchísimas gracias por ser y estar y hacerme sentir tan cerquita de ti.

"Y el mundo único, exclusivo, puro, se mueve inexorable y solo somos conscientes de una ínfima parte de ese movimiento. En el hervidero que supone su continuo trasegar nuestra capacidad de información es de corto alcance, y solo cuando ya ha ocurrido todo, cuando la transformación ha sucedido y podemos unir las visiones, recapitular los hechos, escribir historia, entendemos qué ha pasado y por qué. Y mientras lo hacemos seguimos forjando historia, continuamos conformando los capítulos que crearan la memoria de lo acaecido con cada pequeña, insignificante y valiosa consciencia de la que ahora nos valemos.

Todo el alcance que puede llegar a tener dependerá de quién cuente la historia. Y toda la eficacia que pueda llegar a producir será consecuencia de cómo sea interpretada."

Un abrazo enorme cargadito de besos y sonrisas.

gaia07 dijo...

Es fácil estar cerquita de ti querida Mirada. Pocas personas pueden percibir siempre la parte sincera y cariñosa de los demás. Gracias.

Un abrazo inmenso

virgi dijo...

Tuvo que pasar un largo tiempo para darme cuenta que muchas, y casi siempre las más importantes, de las cosas que nos suceden, suceden por algo que sólo comprenderemos más tarde, siempre más tarde. Poder unir todas las razones, las relaciones, las causas, los porqués, no nos es dado fácilmente.
Hemos de ir llenando de interrogantes el saco de la vida, para en algún momento, abrirlo y ver que tiene respuestas.
Un abrazo, querida Gaia.

gaia07 dijo...

E incluso hay veces Virgi que encuentras varias respuestas para la misma interrogante, o sencillamente resulta que no era un problema, sino el acontecer necesario para la lógica evolución de un asunto. Y tú te has comido las uñas pensando que eras una negada para resolver lo que te depara la vida.

Así que tomémoslo con calma y sentémonos a disfrutar de esta espléndida puesta, o de lo que sea que ocurra en cada momento.

Un abrazo enorme

mateosantamarta dijo...

"...donde mi alma lustrosa y palpitante se posa como un cisne..."
Con esa serenidad y belleza natural quiero ver la vida, sin grandes placeres ni grandes dolores, que son extremos de lo mismo. Un abrazo.

gaia07 dijo...

Mi muy querido Mateosantamarta, das en la diana con tus comentarios, hace tiempo que no leía una frase tan acertada “con serenidad y belleza natural”.

Un abrazo enorme

Fiebre dijo...

Querida Gaia, parece que eres más afortunada que yo, porque lo único que escucho últimamente entre mi entorno es que hemos perdido la comunicación. Sin más.

Pero a veces leyéndote vuelve la fe.
Hay gente que descubre su alma de un modo discreto pero certero, lo dice todo sin decir nada y te provoca el indagar en su alma y no en su cuerpo como bien dices...

...¡ Amos que te comunicas que da gusto jamía!
(sin este final no sería Fiebre, sorry)

Un abrazo de cisne querida.

gaia07 dijo...

Fiebre, solo pierden la comunicación quienes no la transmiten, y tú, que lo sepas ¡tienes un alma inmensa!. Aunque hay cuerpos por ahí que no se deberían dejar pasar de largo.

Tampoco dejes de ser tú misma, ni lo sientas ni ná, auténtica allá donde vayas.

Un abrazo encantada de navegar contigo.

Shandy dijo...

Gaia, leo y releo esta entrada, una particular e intensa jornada que comunicas con tu escritura, reflexiva e intimista. Entro en tu pensamiento y te sigo, quiero comprenderlo todo, porque cada párrafo encierra para mí una importante reflexión:

"No siempre los que están cerca son capaces de entender cómo se ve el mundo desde tu cabeza". Me parece imprescindible la comunicación con los más cercanos, con los que puedo ver y tocar, pero también con aquellos que no lo están y no puedo ver. En estos momentos, mientras te leo y escribo este comentario, siento que me comunico contigo y que nos entendemos. Sí existe la comunicación en aquellos que la buscan y se esfuerzan por conseguirla.

"Placer y dolor conducen el mundo pues alma y cuerpo se subordinan a ello". Esta mañana leí esto: "Porque, en efecto, toda la vida del hombre es un largo ejercicio de adaptación a la realidad en busca de un punto de equilibrio entre dos extremos. A estos dos extremos los medievales, tan exactos siempre en la definición epigramática, los llamaron praesumptio y desperatio".

Pertenecen estas palabras a un inteligente artículo: "Lo quiero todo" de Javier Gomá Lanzón. Tal vez lo hayas leído, pero por si no lo has hecho te dejo la dirección:
http://www.elpais.com/articulo/portada/quiero/todo/elpepuculbab/20110129elpbabpor_22/Tes

Del último párrafo, como Mirada, lo reproduciría todo. Sólo somos conscientes de una ínfima parte y tanto nuestra capacidad de información como de percepción es de corto alcance. La historia dependerá de quien la cuente y de quien la interprete y en ambos casos será una visión e interpretación parcial, porque somos limitados, lo que debería conducirnos a una humildad de la que a veces carecemos.

Gaia, gracias por este escrito. Mañana será una jornada más y una jornada menos. Me gustaría encontrar una clave a ese resquicio para pensar y encontrar la serenidad y el equlibrio que a veces se nos escapa.

Un abrazo

mirada dijo...

Ainsss... tierna Shandy, te adoro, nos encanta buscar y encontrar, lo bueno de esta vida es que nos encontramos cuando estamos preparados para entendernos, nos han indicado que lo importante era la razón...
y si la clave está exclusivamente y de la forma más sencilla en sentir el corazón, nuestro corazón y vibrar al son...
Respirando con confianza plena y fluyendo en el segundo de cada momento..
Bueno, me ha gustado mucho leerte en este comentario, Gaia lo sabe, y tú también, es un lujazo leeros.
Muchísimas gracias a las dos.

gaia07 dijo...

No había leído este artículo de Javier Gomá Lanzón. Inteligente y acertado, me he identificado con cada palabra. Y sí, también “Lo quiero todo” ahora, porque ahora es el momento de disfrutar y tocar el borde de la desesperación, y el de arrastrarme a la ilusión del “todo es maravilloso”, porque ahora es cuando estoy preparada para subir y bajar disfrutando de la totalidad, y porque, en la huída del sufrimiento te pierdes cosas y en la glotonería de la diversión también.

Querida Shandy es a ti, a vuestras reflexiones que terminan de dar sabor e intención a lo que he sentido, o pensado, o querido, y sobre todo aprendido en esa insignificante y valiosa consciencia.

Cuando se es joven se es atrevida porque no piensas en qué ocurrirá, pero cuando eres mayor eres atrevida porque sabes qué vendrá después, y sabes, que eres totalmente capaz de afrontarlo, como dice Serrat en Una mujer desnuda ,“es una gloria no ser inocente”.

Disfruto de un inmenso regalo cada vez que te leo.
Un abrazo

gaia07 dijo...

Miradiña la clave de sentir y pensar, es hacer, como tan bien dejaste dicho en tu blog. Shandy siendo consciente de una parte lo es del todo, ella es la clave.

Y que el cuerpo se mueva al ritmo de la mente, y la mente al son de estar vivos, del mundo y sin renuncias como dice Javier Gomá Landon, y mucho de indagar en el alma como dice Fiebre.
Leernos y disfrutarnos siempre.
Besos

miguel angel dijo...

En definitiva: M.M.D.D. (Misma Mierda, Diferente Día). Querida Srta. Francis, la única batalla que se pierde es la que se abandona.

gaia07 dijo...

Justo, miguel angel. Toda la eficacia que se pueda sacar dependerá de cómo sea interpretada. Para la cohorte de sufridores por haber sido obligados a merodear en este infierno esa es la palabra definitiva “mierda”, no hay más. Y no olvides las batallas ya perdidas antes de comenzarlas.

Joshua Naraim dijo...

Acabo de leer tu “Corazón de la jornada” y sus comentarios, y por asociación de ideas, supongo, resurge en mi mente una frase que escuche hace unos días y que, sin duda, me dejo algún arañazo invisible: “La muerte huele a flores, la vida a mierda”.

La realidad vivida y la percepción que de ella tenemos en poco o nada se parecen. Soñamos la realidad, quizá la creamos, y de alguna forma gozamos o sufrimos, su encanto o su tortura. De hecho un mismo acontecimiento, en un mismo lugar y tiempo, tiene tantas interpretaciones, sensaciones, sentimientos y genera tantas impresiones diferentes como individuos lo viven. Incluso en aquellos en los que sus protagonistas los relatan con identicas palabras e invitan a pensar en la coincidencia de los hechos, apreciaremos, si afinamos la atención, matices esenciales que los diferencia.

Y la comunicación no depende tanto de la distancia, del mensaje y del oído como de la capacidad de escuchar con todos los sentidos, la franqueza y la empatía.

Muchas veces nos extraña que no nos vean como nos vemos y nos olvidamos que llevamos un velo en el rostro y siete en el alma. Y es que no es fácil soportar la desnudez y el espejo cuando somos los protagonistas.

No quiero extenderme más. Tu escrito ha sacudido la rutina de este día, que nunca será igual que otro.

Con tu permiso me llevo éste párrafo por lo que me evoca y por hermoso, sentido y compartido:

“Una brisa de mar que canta perdida entre los edificios me distrae, donde quiera que estés me gustaría que supieras que no eché al fuego ni uno solo de los besos que me diste aunque sufriera de frio, ni abandoné tu recuerdo al borde del camino, por más que a los sueños el olvido mece…”

Un abrazo, amiga, tan lejana y tan próxima al mismo tiempo.

gaia07 dijo...

Joshua es totalmente cierto cuanto dices.
Hay otro dato a tener muy en cuenta en este inteligente punto de vista que desarrollas, los que tienes cerca conocen parte de tus historias, tus gustos, tu forma de decir, gesticular y moverte. Esto que conocen, lo filtran con su visión del mundo y elaboran una imagen tuya, encuadrándola en esa interpretación particular que cada uno tiene de lo que le rodea. Cuando, en un momento dado, desnudas tu alma y revelas que en parte o en mucho, no tienes nada que ver con esa imagen que mantienen de ti, se inquietan, y hasta algunos se consideran traicionados.

Esa reacción es la que provoca, muchas veces, que cubras tu alma con 7 o 700 velos, y les permite mantener su equilibrio de control. O de lo contrario acabas luchando denodadamente por explicar que tu visión del mundo, no tiene reglas (las de “esto tiene que ser así y aquello de esta manera”), y que el caos, donde abundan lo diferente y lo contrario, funciona.

Sin embargo, a cierta distancia (o sea, sin tanto conocimiento del otro), es más “natural” mantener abierta la posibilidad, de que pueda mudar el casillero donde nos metemos mutuamente, ya que el hecho, es que todos estamos sujetos al cambio continuo, físico y mental. Algo que les parece muy difícil de entender cuando estás cerca y te ves casi todos los días.

Aquí, sin velos en el alma, digo y escucho con muchísima atención.
Un abrazo querido amigo

P.S.: Ese párrafo que te llevas es un regalo que me haces.

mirada dijo...

:-)

Shandy dijo...

"O de lo contrario acabas luchando denodadamente por explicar que tu visión del mundo, no tiene reglas (las de “esto tiene que ser así y aquello de esta manera”), y que el caos, donde abundan lo diferente y lo contrario, funciona".
No modifico ni una coma.

A veces somos desconocidos conocidos para aquellos que están cerca y que nos quieren y aprecian. ¿Cómo explicarles esa visión del mundo, cómo hacerles entender lo que es fruto de un largo tiempo, de algo a lo que has llegado preguntándote o buscando, pero no buscando "Nada" concreto?

Un abrazo, para Mirada y para ti.